¿Perder peso comiendo solo un alimento? Mentira, mentira y mentira.

¿Perder peso comiendo solo un alimento? Mentira, mentira y mentira.

La realidad

Llega el buen tiempo. Sobran capas de ropa. Empezamos a mostrar nuestro cuerpo y... como siempre... vemos esos kilitos de más que cogimos tras Navidad, Semana Santa y demás fiestas. Nos entra la prisa. Queremos perder peso rápidamente, porque el veranito está a la vuelta de la esquina y la primavera invita a ir luciendo palmito. Empieza la fiebre por perder peso.

Ahora empiezan las conversaciones en el café, en las quedadas, en las reuniones familiares: todos queremos que nos cuenten una dieta milagro. Y nos sentimos genial cuando nos la cuentan: Que si de la alcachofa, que si de la lechuga, que si de la pasta, que si de lo que sea, pero todas basadas en un único alimento que consumimos durante un tiempo y se obra el milagro que tanto deseamos: perder peso. Claro, lo ha dicho el primo de una prima de un amigo de una amiga que la siguió supuestamente prescrita por un profesional de la salud, al que, por supuesto, tampoco conocemos ni consultaremos personalmente.

 

Lo que estamos haciendo

alcachofa

Es cierto que las dietas basadas en un único alimento harán que perdamos peso. Es normal. Sobre todo porque los alimentos escogidos casi siempre son verduras o frutas. De esa forma es completamente cierto que adelgazaremos rápidamente, ya que no suelen contener grasas ni apenas nada que engorde, por supuesto.

 

 

Problemas que tienen este tipo de dietas

Por un lado, el cuerpo tirará de reservas de grasa para conseguir la energía que necesita para su buena marcha y, por tanto, es cierto que bajaremos de peso. Esto aparentemente es fantástico y maravilloso. Es lo que queremos.

Ahora mírate al espejo. ¿Qué ves? ¿No cuelga nada? Reconócelo: la carne ha quedado fofa. ¿De verdad te sientes mejor?

Por otro lado, también es cierto que nuestro organismo estará recibiendo una cantidad de nutrientes muy baja en comparación con una dieta saludable y variada. Esto hará que nuestro propósito de perder peso se transforme en una peligrosa práctica, pues estaremos provocando carencias importantes en nuestro organismo, las cuales pueden ser aprovechadas por muchas enfermedades para asaltarnos.

Además, cuando llevemos un tiempo siguiendo esta dieta milagro, el humor y ánimo con el que afrontamos el proceso de pérdida de peso será otro. Estamos cansados, aburridos del mismo alimento y, por tanto, nuestra asociación mental de pérdida de peso=hambre empieza a aumentar. Estamos más lejos que nunca de querer seguir y de desistir en nuestra especial cruzada antikilitos de más.

 

 

¿Qué pasará después?

reboteInevitable: cuando acabemos nuestra dieta milagro, el organismo empezará a recibir nutrientes de nuevo y, como hemos pasado tanta hambre y necesidad, lo normal es "soltarse la melena" de vez en cuando y comer algo más. Por supuesto, algo más suculento. A poco que recuperemos nuestra dieta normal notaremos que nuestro peso vuelve a aumentar. Es normal. Es como si nuestro cuerpo nos castigara por haberle dado dos semanas de carencia total. Nos lo merecemos: aparece el efecto rebote.

Desconfiad de las dietas que prometen perder peso sin efecto rebote si éstas se basan en un único alimento o en cremas o sopas milagrosas.

 

 

¿Qué recomendamos?

Ante todo, no perder la cabeza. Queremos adelgazar y vamos a conseguirlo si somos lo suficientemente inteligentes para comprender algo: la única forma de perder peso y no recuperarlo es comer sano, hacer ejercicio, descansar bien y acostumbrar a nuestro cuerpo a una nueva forma de vida. La vida sana. Todo lo demás es MEN-TI-RA. Tal cual.

Esto no es tan complicado. En realidad es muy sencillo. Ni siquiera es necesario ser un experto para saber que el cuerpo humano es una máquina que necesita un combustible que sacamos de los alimentos y que, si nos pasamos, lo guardará como reserva. Por tanto, el truco está en adecuar la cantidad de alimentos que ingerimos y el gasto que hacemos al movernos. Por eso, para conseguir la figura que deseamos solo es cuestión de comer bien y ejercitarnos.

No se trata de correr 10km el primer día. Puedes andar, pasear... mil cosas. Poco a poco. Tienes varios post en este blog que te dan ideas a seguir para conseguirlo.

 

 

Complementos para ayudarte

Te estarás preguntando: ¿Pero vosotros no vendéis complementos para perder peso? 

Claro, así es, pero no somos vendemotos. Hay mil y un complementos para ayudarte a adelgazar comiendo sano, pero no son milagros. Son eso: complementos. Ni se te ocurra pensar que puedes hincharte a comer de todo y tomarte la pastillita mágica para perder peso. Sentimos desilusionarte: esto no funciona así. Teníamos que decirlo.

Los complementos dietéticos tales como quemagrasas, saciantes o similares son ayudas. Son una especie de atajo a la meta pero dependen de que hayas escogido el camino correcto en tu dieta, que es la variada y saludable. Te van a llevar a conseguir tu objetivo antes de tiempo, pero no puedes agarrarte a ellos como única medida cuando decides romper con tu peso actual.

Nuestra recomendación es que los uses, por supuesto. Pero si quieres ver resultados... empieza a pensar que si tienes kilitos de más y no sufres de ninguna enfermedad o disfunción hormonal que provoque esto, es porque haces ejercicio de menos o comes mal y al cuerpo le sobra de todo, por eso lo almacena, que no es tonto. No tiene otra forma de mirarse.

 

Esperamos haberte ayudado a abrir los ojos. No hagas tonterías. No hagas dietas milagro, por favor. Tu salud es más valiosa para ti que una figura de catálogo de ropa interior. Hazlo bien. Promételo.

 

¿Te ha gustado el artículo? Pues ya sabes. Me gusta, +1, Tuit y demás. Tienes los botoncitos más abajo y es gratis!

 

Publicado el 12/04/2015 por Fran Ayala Perder peso 0 2513

Dejar un comentarioLeave a Reply

Ant.
Sig.

Sin productos

Por deterinar Envío
0,00 € IVA
0,00 € Total

Precios con IVA

Ir a la caja